Tratamiento de los impagos de clientes u otros deudores en el Impuesto de Sociedades


TRATAMIENTO DE LOS IMPAGOS DE CLIENTES U OTROS DEUDORES EN EL IMPUESTO DE SOCIEDADES

 IMPAGOS EN EL IMPUESTO DE SOCIEDADES

La actual  ley del impuesto de sociedades, (ley 27/2014) en su artículo 13.1 regula el tratamiento que recibe en este impuesto la pérdida derivada del impago de los deudores de la empresa.

Este artículo contempla la posibilidad de deducir como gasto en el impuesto, previa imputación en la cuenta de pérdidas y ganancias el riesgo derivado de la posible insolvencia de deudores de la empresa.

Para poder considerar este concepto  como gasto fiscalmente deducible, es necesario que se den una serie de requisitos, que se establecen en el mismo artículo.  En concreto, a la fecha de devengo del impuesto (31 de diciembre generalmente) ha de darse alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Que haya transcurrido el plazo de seis meses desde el vencimiento de la obligación.
  2. Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
  3. Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
  4. Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

Cualquiera de estas circunstancias deberá quedar suficientemente justificada a la hora de practicar esta deducción, conservando la documentación acreditativa, a los efectos de poder atender posibles requerimientos  de la Agencia Tributaria. Por otro lado, conviene, en cuanto al requisito previsto en la letra a), realizar al menos un requerimiento de pago al deudor, (que por otro lado será necesario como mínimo para poder deducir las cuotas de IVA  impagadas).

Por otro lado, el artículo contempla algunas situaciones en las que, en cualquier caso, no existe posibilidad de deducción, salvo algunas excepciones contempladas en el mismo precepto:

  • Las correspondientes a créditos adeudados por entidades de derecho público, excepto que sean objeto de un procedimiento arbitral o judicial que verse sobre su existencia o cuantía.
  • Las correspondientes a créditos adeudados por personas o entidades vinculadas, salvo que estén en situación de concurso y se haya producido la apertura de la fase de liquidación por el juez, en los términos establecidos en la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.
  • Las correspondientes a estimaciones globales del riesgo de insolvencias de clientes y deudores

En cuanto al tratamiento contable de este gasto, en el momento consideremos que existe riesgo de impago por parte del deudor cargaremos la cuenta 436, (clientes de dudoso cobro)  contra la cuenta 430 (clientes) por el saldo del crédito dudoso.

A continuación, cargaremos, una vez se dé alguna de las  circunstancias previstas en el artículo 13.1 de la ley del impuesto de sociedades,  el importe del crédito impagado a la cuenta 694 (pérdidas por deterioros de créditos comerciales) con abono a la cuenta 490 (deterioro de valor de créditos por operaciones comerciales)

En el momento en   que el impago resulte definitivo, cargaremos  la cuenta 490 con abono a  la 794 (reversión del deterioro de créditos por operaciones comerciales), por el saldo impagado,  a la vez que cargamos por el mismo importe la cuenta 650 (pérdidas de créditos comerciales incobrables) contra la cuenta 436.

Título
Tratamiento de los impagos de clientes u otros deudores en el Impuesto de Sociedades
Descripción
Deducibilidad de impagos de clientes y otros deudores: requisitos para poder ser practicada y su tratamiento contable.
Autor
Responder