Recuperar el dinero invertido en acciones de Bankia sí es posible.

Muchos han sido los clientes que compraron acciones de Bankia durante la salida a bolsa de la entidad, si usted es uno de ellos, debe saber que legalmente tiene posibilidades de recuperar su dinero. Son ya varias las sentencias en la que se han estimado las demandas presentadas y que condenan a Bankia a la devolución de las cantidades invertidas.

Probablemente, la información que usted recibió  en el mismo momento de la compra, se limitaba a un resumen informativo del folleto que Bankia había depositado en la CNMV en el mes de junio de 2011. En este resumen, que no se entregaba generalmente con carácter previo a la compra, sino en el mismo día de la misma,  se ofrecía una imagen económica y financiera de Bankia totalmente alejada de la realidad, mostrando unas irreales previsiones en su cuenta de resultados, según las cuales la empresa obtendría beneficios en el año 2011.

Asimismo, todo ello venía precedido de una fuerte campaña de imagen  en la que la creación de Bankia se presentaba  como la solución a los problemas previos de las entidades BANCAJA y CAJA MADRID, y en la que se exponía esta empresa con una enorme proyección de futuro.

Con posterioridad, ya en el año 2012, los auditores encargados de la verificación y control de las cuentas correspondientes al año 2011,  no ratificaron estas cuentas, dando lugar a la rectificación de las mismas y al reconocimiento por parte de Bankia de la existencia de unas pérdidas de  tres mil millones de euros , provocando la entrada del FROB en el accionariado de Bankia, su “nacionalización” y la sustitución de su cúpula directiva.

En base a lo anterior, entendemos que la adquisición de acciones de esta entidad en su proceso de salida a bolsa, estuvo viciada desde su inicio, debido a la conducta dolosa de Bankia, al ofrecer intencionadamente  una imagen completamente engañosa de su situación económica y  financiera,  a partir de la cual los inversores no habituados a este tipo de productos adquirieron estas acciones.

Por lo tanto, la viabilidad de este tipo de demandas existe pudiendo a nuestro juicio acreditarse la falsa imagen ofrecida en el resumen informativo entregado a los clientes, poniéndolo en comparación con las cuentas finalmente depositadas en el registro mercantil ya en 2012.

Obviamente, de haber informado adecuadamente a su clientela en el momento de la salida a bolsa, y de no haber ocultado información esencial para la adquisición de estas acciones,  pocos habrían sido los  que habrían acudido a este proceso de compra, por lo que entendemos que dada la relación de causalidad clara entre la falsa imagen ofrecida por Bankia y la compra de sus acciones, la demanda resulta viable desde un punto de vista jurídico.

En cuanto al grado de éxito de cada caso en concreto, dependerá, no solo de la acreditación documental de los datos ocultados por Bankia , sino también del perfil de cada inversor, teniendo en cuenta que cada  situación individual será diferente, lo que exige analizar su perfil en concreto y su grado de conocimientos del mercado de valores.

 
FacebookTwitterWhatsAppLinkedInEmailCopy Link
Responder