Novedad: Sentencia sobre Cláusula Suelo del TJUE

¿A QUIEN AFECTA LA SENTENCIA?

 

La sentencia se refiere a todos aquellos afectados por la inclusión en préstamos hipotecarios de cláusulas suelo, en los que el establecimiento de dicha cláusula no supere los requisitos de transparencia a los que se refirió la Sentencia del Tribunal Supremo  de 9 de mayo de 2013.  En la práctica,  esto supone que la inmensa mayoría de las operaciones suscritas están afectadas por el contenido de esta Sentencia, ya que son muy pocas las cláusulas  que superan dichos requisitos.

Además de ser necesario que la cláusula pueda ser considerada como nula siguiendo los criterios del Tribunal Supremo, existen multitud de situaciones  sobre las que se plantean dudas  en la aplicación de esta Sentencia. No parece problemática la situación de aquellos que hubieran suscrito  un préstamo en el que se incluyera esta cláusula cuando aún no hubieran presentado la demanda correspondiente. En estos casos la viabilidad de la demanda no plantearía en principio dificultad alguna.

Más problemática parece la situación de aquellos que ya plantearon la demanda correspondiente habiendo quedado resuelto el procedimiento en cuestión, ya sea por acuerdo entre las partes o por Sentencia que únicamente reconociera la devolución desde el mes de mayo de 2013 o incluso sin devolución alguna. En estos casos, existiendo Sentencia firme y cosa juzgada, no resulta en principio viable la presentación de demandas en relación a la devolución de cantidades derivadas de la nulidad ya declarada.

Respecto a aquellos que suscribieron acuerdos por los que dejaba de aplicarse la cláusula renunciando al ejercicio de acciones  judiciales en relación a las cantidades satisfechas indebidamente o a parte de ellas,  la cuestión que se debate a nivel doctrinal y Jurisprudencial es si estos pactos son válidos o no, a la vista del contenido del artículo 10 de  de la Ley de Consumidores y Usuarios, que  establece:

La renuncia previa a los derechos que esta norma reconoce a los consumidores y usuarios es nula, siendo, asimismo, nulos los actos realizados en fraude de ley de conformidad con lo previsto en el artículo 6 del Código Civil.

Teniendo en cuenta que entre los derechos de los consumidores se encuentra recogido en el artículo 8.f  “La protección de sus derechos mediante procedimientos eficaces, en especial ante situaciones de inferioridad, subordinación e indefensión” podríamos entender que el pacto previo que implicase la renuncia al ejercicio de acciones resultase nulo, quedando abierta la vía judicial para la correspondiente reclamación.

Por otro lado, no todos los acuerdos se redactan de igual forma ni tienen el mismo contenido pudiendo entenderse, en algunos casos, como auténticas renuncias al ejercicio de acciones judiciales y en otros casos no.

En este momento son cada vez más las Sentencias judiciales que anulan este tipo de pactos, permitiendo el ejercicio de acciones a los afectados. No obstante, existiendo sobre este punto notables discrepancias, habrá que estar a lo que se establezca por parte de cada Juzgado o Tribunal en cada caso concreto, actuando con la debida prudencia.

Por otro lado, respecto a aquellos afectados que ya hubieran cancelado su préstamo hipotecario, aún pueden estar en plazo para reclamar, si no han transcurrido cuatro años desde la cancelación, tal y como establece la Sentencia de la Audiencia Provincial de  Valencia, sec. 9ª,  de 27-10-2014, nº 295/2014.

 

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInEmailCopy Link